Un repaso a nuestros últimos proyectos (diciembre 2020 – febrero 2021)

Desde siempre nos han enseñado que el esfuerzo y las buenas ideas nos pueden llevar a lugares increíbles. El final de 2020 y el arranque de 2021 son una buena muestra de ello.

Nuestro viaje en 2021, al igual que este año 2020 tan icónico, comienza de manera intensa. Porque así, intensa, es el fichaje de invierno que se incorpora a Innovación Colectiva: Mª José Romero Aceituno. Va dejando huella por allí donde pasa, mejorando siempre los proyectos y las personas que pasan por sus manos. Ahora está a la orilla del Mediterráneo, junto con el resto de nuestro equipo, para seguir escalando y creando valor, desde la innovación, el rigor y el humor. Su entrada en la empresa fue estelar…

Ya en 2021 no hemos parado de trabajar y nuestro mejor testigo es Social Change Makers, una red de alumnos, empresas y organizaciones que colaboran conjuntamente en la solución de problemas reales a través del emprendimiento social. 

El proyecto se divide por etapas. Podemos encontrar, por un lado, 17 MicroChallenges relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en los cuales todas las personas inscritas podrán participar y beneficiarse, gracias a los premios directos que se ofrecen y a los buenos actos que se realizan para ello, promoviendo un entorno más sostenible. Por ello, la Universidad de Málaga certifica el compromiso con un sello propio, que pone de relieve el compromiso con el proyecto y la responsabilidad con el entorno que nos rodea.

Nuestro viaje sigue por el “Hackathon para alumnos de FP PRO“, donde se pudo dar soporte y mentorización a más de 700 estudiantes para el desarrollo de proyectos de emprendimiento. El evento se realizó a través de una App llamada Miró que, además de didáctica, pudo dar un enfoque divertido, dinámico e innovador.

¿Quién dice que la enseñanza tiene que ser aburrida?

Al mismo tiempo, pudimos surcar “El Barrio que Quieres“, en colaboración con el Ayuntamiento de Montilla, a través del cual se llevó a cabo un proyecto de Participación Ciudadana, donde se pasó de la protesta a la propuesta. Concretamente, las personas que allí habitan eran las que tenían – y tienen – la voz para proponer soluciones a los problemas que el barrio poseía, a través de votos en una plataforma digital para que, posteriormente, el Ayuntamiento lleve la puesta en marcha de las propuestas ciudadanas.

También, debemos destacar la participación en “Polo Digital Córdoba“. ¿Y esto que es? Pues una acción de co-diseño con el ecosistema de emprendimiento de Córdoba con quienes facilitamos tres sesiones de Design Thinking, a través de las cuales pudieron definir cómo debe ser el futuro Polo Digital de la ciudad. Una acción participativa y colaborativa que dio como resultado una predisposición a que este espacio se centro en la industria 4.0, es decir, un lugar en el que se combine la producción industrial y la tecnología para optimizar servicios y procesos productivos y, con ello, convertir Córdoba en un referente tecnológico.


El proyecto logró reunir en diciembre a numerosos agentes del sector de la ciudad y que pretendían sentar las bases del futuro del Polo Digital, siendo un “revulsivo para la industria y la generación de empleo“, según Morales, la edil de Transformación Digital del Ayuntamiento de Córdoba.

El viaje ha seguido su camino con la 7ª edición de Promálaga Mentoring y su incubación de empresas, así como con nuestra Participación en Master BAT, siguiendo con la asistencia como Jurado del Campus de Despoblamiento de la Universidad de Málaga y, finalizando con la Asistencia Técnica ejercida para el Proyecto “Connecting Social and Creative Innovators in the Mediterranean“.

Como veis, un viaje movido, ¡pero productivo!

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *