19 de junio 2020

Si algo está claro es que nos gusta trabajar con equipos inquietos, curiosos y que no sienten miedo en momentos de incertidumbre. En este caso la buena sintonía y la confianza con el equipo del Vicerrectorado de Innovación y Emprendimiento Social de la UMA, liderado por Rafael Ventura, venía de lejos por las previas colaboraciones de ambos equipos.

Nada más llegar la pandemia a nuestras vidas las conversaciones con la UMA (Universidad de Málaga) se fueron sucediendo, todos sabíamos que las circunstancias eran excepcionales, el cierre de las universidades, la forzada salida de la zona de confort, esta situación global sin precedentes… teníamos que ser capaces de afrontarla de manera excepcional! 

Distintas universidades e instituciones lanzaban concursos (hackathones) en busca de soluciones para esta crisis, que ha tambaleado muchos de las premisas que teníamos aseguradas. Nadie se estaba preguntando: ¿cuáles son las nuevas preguntas que debemos hacernos? ¿Cuáles son los problemas que ahora deberemos solucionar?

Fue así como surgió #noscambiaronlosproblemas: un proyecto totalmente diferente en la manera de abordar la situación que estábamos viviendo. Porque teníamos claro que “buscábamos las soluciones y nos cambiaron los problemas” y que no obtendríamos las soluciones acertadas si no éramos capaces de definir correctamente los nuevos problemas o desafíos a los que nos íbamos a enfrentar tras la época postcovid. Fue entonces cuando sentimos la necesidad de convocar a todo el talento universitario, estimularlos con esta iniciativa para poder explorar cuáles iban a ser los desafíos después de la pandemia.

Los dos primeros grandes retos que se nos presentaron fueron:

  1. El primero, ser capaces de atraer la atención del talento, teníamos que dinamizar y convocar a la comunidad universitaria. Para el primer reto se le dió a la iniciativa forma de concurso, premiar las mejores aportaciones era fundamental, para ello contamos no sólo con los premios ofrecidos por la propia UMA sino que también se contó con La Caixa.
  2. El segundo, crear un espacio de reflexión a la altura que pudiera inspirar a los participantes. Para este segundo reto se creó una plataforma de reflexión sobre la situación actual, en ella se les facilitó a lo largo de las 4 semanas que duró el concurso las aportaciones audiovisuales de 14 profesionales referentes de diferentes sectores que nos transmitieron a todos su perspectiva ante la situación en sus respectivas áreas de especialización. 

Las cosas marchaban muy bien y la participación iba creciendo, pero nosotros no solemos ser conformistas, queríamos más sinergias, más espacios enriquecedores. Así que los equipos trabajamos para conseguir 3 encuentros ambiciosos que permitieran, a todo el que quisiera, interactuar y conectarse en directo con más expertos de diferentes áreas. De este trabajo surgieron, un webinar con grandes empresas tecnológicas del PTA (Parque Tecnológico de Andalucía) en el que contamos con la colaboración de la Agencia Idea y las aportaciones de Aertec, Aeorum y Tupl. Otro webinar cuyo objetivo fue el encuentro de figuras de importantes startups, y en el que contamos con las reflexiones de BeSoccer, Impact Hub, Cohesity, Freepik y Loom. Y en el último quisimos reunir a figuras importantes que nos hablaran acerca de su perspectiva en el mundo del arte y la cultura, para ello contamos con la colaboración de Diario Sur, y con las aportaciones de Carlos Álvarez, Antonio Banderas, José Lebrero y Antonio Soler. Más de 1000 participantes se unieron en estos encuentros digitales.

El resultado de esta aventura es enorme, no sólo por la participación y colaboración de todos los expertos, personalidades y entidades que se sumaron a la iniciativa y que se volcaron con el proyecto. Fuimos capaces de generar ese espacio de reflexión de altura y esto nos brindó 410 propuestas de definición de nuevos problemas generadas por el talento de muchos jóvenes inquietos, comprometidos, valientes, creativos.

Muchas gracias al equipo de LinkByUMA por enredarnos y por dejarse enredar siempre que encontramos ocasión. Siempre es un placer trabajar con vosotros.