comparte, comenta o dialoga sobre este contenido en tu grupo de…

¿quieres recibir este y otros contenidos de innovación en tu correo?

Lo mejor en la red sobre intraemprendimiento


Ines Skotnicka

Directora de Consultoría

Innovación Colectiva


Nos han dicho muchos, más o menos sabios, que cada empresa puede innovar puertas para dentro y que con acciones muy molonas (¡ojo! y con pocos recursos) se pueden conseguir dos grandes resultados: innovar y mejorar la implicación de los trabajadores. Vaya chollazo, ¿no? 

Ahora bien, como en todo, los hay quienes han experimentado con metodologías propias y quienes se han subido al tren de las modas. Y entre estas modas, en todos los lares del mundo mundial ha primado el intraemprendimiento (o innovación abierta) con formato de hackathon. 

¿Os suena?

En estas movidas suele haber un temporizador puesto y hay muchos que desarrollan proyectos para solucionar retos o proponer nuevas ideas para la empresa. Los hay contando con gente de fuera, con un claro enfoque de captación de talento; los hay solo con gente de dentro, donde la organización invita a los trabajadores a proponer “algo” nuevo para generar mejoras o nuevos productos. Las movidas hackathonianas molan mazo. Molan por su dinámica, por su competitividad, por su corto tiempo, pero…

Me he topado con un articulito conciso y clarito que habla de “3 maneras de impulsar la innovación desde dentro”. Lo más interesante de estos hackatones, descrito como una de las 3 formas principales de innovación interna, es precisamente su actitud colaborativa, muy relacionada con el concepto de innovación abierta. Un hackathon crea soluciones, pero también crea una cultura corporativa de proactividad y colaboración. Más de una empresa apostando por innovar desde dentro han lanzado productos o servicios que le han garantizado ya no solo éxito, sino su supervivencia en el mercado.


Si preguntáis a muchos de los participantes sobre un resultado tácito tras su participación, algunos pondrán los ojos en blanco, pero la mayoría dirá “me lo pasé bien” pero “si la idea sirve de algo, lo dudo”. O sea, algo pasa con las modas. Algo pasa con los hackathons como formatos eficaces para el intraemprendimiento.


He ido buscando noticias y artículos sobre el intraemprendimiento y sobre los hackathons en particular y os dejo una pequeña selección que, aviso, aporta más interrogantes que respuestas claras.

Las grandes empresas han tomado el rol de abanderados del intraemprendimiento, por recursos, por necesidades permanentes de generar nuevas ideas e innovar, innovar, innovar. Sin buscar más lejos Open Innovation de BBVA publica “Cuando la innovación nace en casa: claves del intraemprendimiento”. El intraemprendimiento es, en palabras de Pedro Mateos de cofundador y CEO del Business Innovation Lab Hello 404, proporcionar a los empleados de la compañía las habilidades, las herramientas, las metodologías y los procesos que tienen las startups. En España, el 3,5 % de los trabajadores están involucrados en iniciativas de intraemprendimiento y hackathon con participantes internos y/o externos es la modalidad más popular.

Y esto ya os lo digo yo: que el 3,5% de los trabajadores en España se comprometan con el intraemprendimiento (por iniciativa propia o por “obligación”) me parece una barbaridad. O sea, 665.000 personas participan para aportar nuevas ideas en España. Ahora, ¿dónde están las estadísticas de resultados de este intraemprendimientos? ¿hay aprox. 133.000 ideas nuevas surgidas de iniciativa interna desarrollada por los trabajadores? Incluso si el 80% son fallidas, ¿hay 3000 intraemprendimientos en España? 

Obsesionada con estas dudas, he ido buscando en las redes más y me he topado con “Emprendimiento corporativo en España”. Se trata de un informe, de los sesudos, sobre la situación y perspectivas del emprendimiento corporativo en España, con varios ejemplos de empresas de primera fila. Es muy interesante la aproximación al ecosistema del intraemprendimiento existente desde la perspectiva de la empresa: el valor asignado al talento intraemprendedor dentro de la organización, los programas de impulso y la visión de los responsables de esta actividad en torno a diferentes aspectos relacionados con el apoyo a las nuevas iniciativas.

El informe, bien. Un poco genérico, también. Pero deja claro que hay muchos intentos en marcha, pero mucho por hacer para dar un empaque metodológico y colaborativo para que los resultados realmente tengan impacto significativo sobre las empresas.  ¿Por qué es tan importante re-conceptualizarlo? Ni más ni menos para que los “más pequeños”, las pymes, las startups, las unidades de empleabilidad de los centros formativos puedan tomar el testigo en esta carrera de relevos cuando los grandes, que ya cuenten con estructuras internas de I+D, definan formatos de intraemprendimiento aún más exigentes, pero más eficaces.

Estos formatos innovadores podrán tomar enfoques a medida de cada organización o cada colectivo. Sin buscarlo mucho, he encontrado algo que me llamó la atención, “Microemprendimiento con fórmulas de trabajo Agile en el seno de la organización”. Un repaso de Agile con un poco de herramientas. De paso he descubierto a Koala que se vislumbra como una herramienta útil para garantizar el éxito de todo programa de intraemprendimiento. Un potente instrumento que sirve de conexión con los tutores y otros profesionales con los que evolucionar en el proceso. La herramienta, además, sirve de red social interna para que todos los miembros de la empresa, implicados o no, visualicen los proyectos, puedan votar e interactuar con ellos.

He ido profundizando, porque eso de mezclar Agile e intraemprendimiento me ha encendido algunas lucecillas en la cabeza. Ohhhhh, intraemprendimiento que puede iterar, que es estructurado pero no deja un amargo sabor de boca en los participantes. Si además deja huella en el potencial innovador de la organización… y ¡BAM!, he dado con “Strategies and Techniques for an Agile, Intrapreneurial Workplace”. O sea, estrategias y técnicas para un entorno de trabajo ágil e intraemprenderor. Así lo llaman y así lo cuentan. Varias voces de expertos de startups de todo el planeta comentan sobre el valor del intraemprendimiento y hackathons en sí. Muchos reconocen que empezaron precisamente por un hacka y acabaron… cotizando en bolsas. Merece la pena echar un ojo a estas empresas.

Y desde el punto de vista más estratégico, el artículo “Un nuevo management emerge: cuando el pez grande colabora, invierte y se hace fuerte con el pequeño” lo dice alto y claro:

“Cada vez más empresas asumen que su verdadera política de innovación consiste en abrirse a otras empresas, a veces muy pequeñas, aunque no sumen en cifra de negocio, pero sí suman en capacidades y en potencial de futuro”. Más claro, el agua. Y coincido con el autor que en el último año, especialmente, he disfrutado desde la sala de máquinas como se han logrado canalizar participaciones, alianzas y puentes seguros entre grandes y pequeñas empresas. Esa transfusión de sangre entre grandes y pequeñas con ritmos, culturas, capacidades y motivaciones distintas es apasionante. Y como se menciona en la anterior publicación de The Economist, “las grandes pueden, pero las pequeñas lo hacen”. Ahí está también el quid de la cuestión del intraemprendimiento. Y no le falta razón. Se cumple a rajatabla, las pequeñas (hablemos de personas, equipos, entidades externas) pueden hacer cosas explosivamente diferenciales cuando están acompañadas de grandes (organizaciones, direcciones o estrategias).

Sigo pensando que hay mucho por hacer y por analizar en esto del intraemprendimiento. Un tema fascinante y con muchos matices.

Y de regalo, para los que seguís venerando las movidas dinámicas, participativas y de competición…. 10 PASOS PARA ORGANIZAR TU HACKATHON (si te atreves). Un ebook esquemático para dar primeros pinitos en poner en marcha un hackathon. ¿Sabías que hay 7 preguntas a hacerse para identificar los objetivos de un hackathon? Si no sabes cuáles son, en este libro lo cuentan todo (en un inglés sencillito). Eso sí… cómo continuar implantando lo generado en un hackathon, ya es otra cosa. O sea, apagadas las luces de la creatividad, te tocará arremangarse y marcar un roadmap propio de intraemprendimiento. ¿Te atreves?