comparte, comenta o dialoga sobre este contenido en tu grupo de…

¿quieres recibir este y otros contenidos de innovación en tu correo?

Intraemprendimiento a base de Hackatones. Sí, pero…


Mª José Romero Aceituno

Responsable de Proyectos en

Innovación Colectiva


En las siguientes líneas vamos hablar de verdades verdaderas, a veces algo incómodas: 

¿Los hackatones son una buena herramienta para activar el intraemprendimiento? Sí ¡Pero cuidado! si no están integrados en una estrategia de innovación participativa, sostenible y que realmente cuente con, y nazca de, las personas de la organización, será un bluff.

¿Los premios estimulan la participación? Sí ¡Pero ojo! Que esto se puede convertir en un Operación Triunfo repleto de competencia en lugar de cocreación y colaboración.

¿El intraemprendimiento surge por generación espontánea? ¡No! Se activa con formatos sugerentes. Los hackatones es uno de ellos, pero no hay que olvidar impregnarlos de una estrategia muy fina de comunicación interna.

¿Una empresa puede montar un proceso de intraemprendimiento sola? ¡Sí! pero… podrá incurrir en muchos errores si no cuenta con las tres piezas claves: compromiso de la Dirección, implicación activa de Recursos Humanos / Responsables de Área y Facilitadores (normalmente externos) expertos en metodologías. Si tienes todos los ingredientes, adelante. Si te falta alguno, piénsatelo dos veces 😉

¿Y si sólo contamos con participantes de fuera? Les decimos que nos resuelvan los problemas y les damos premios. Es una solución válida para el corto plazo y objetivos puntuales. Pero ojo: lanzar desafíos al mundo sin que la gente de la empresa tenga una implicación puede generar celos y frustraciones innecesarias.

Entonces, ¿Cómo lo hacemos? 

Pues te presento dos opciones, dos formatos híbridos y flexibles que en Innovación Colectiva hemos adaptado como un guante a los objetivos, estrategia e idiosincrasia de cada una de las empresas en las que los hemos llevado a cabo.

Nuestro modelo de emprendimiento corporativo se basa en hacer emerger el talento genuinamente emprendedor. Huimos del formato concurso y de los premios si lo que se pretende es hacer eso y nada más. Activamos mecanismos para atraer a individuos que voluntariamente quieren aportar a la organización.

A modo de resumen, muy resumen (Más info en: https://innovacioncolectiva.es/como-se-hace-intraemprendimiento/)

Laboratorios de Innovación Colaborativa (iCoLab)

El Laboratorio de Innovación Colaborativa consta de una serie de talleres en grupo, con una metodología participativa diseñada adhoc para cada circunstancia, basada en los fundamentos del Design Thinking, que permite activar y dinamizar la inteligencia colectiva de la organización y ponerla al servicio de los objetivos estratégicos. Es decir, primero tenemos las reuniones pertinentes con la dirección de la empresa y las key people para marcar de manera exhaustiva el objetivo y los desafíos del iCoLab. Posteriormente, y por equipos de trabajo, se activan mecanismos de co-creación participativos, ordenados y facilitados. 

El número de talleres dependerá de los objetivos planteados y de hasta dónde quiera llegar la dirección de la empresa, garantizando siempre unos mínimos.

Todo el proceso está necesaria e inexorablemente acompañado de una campaña de comunicación interna que ayuda a la pedagogía, y por tanto, a la motivación. Ambos (pedagogía y motivación) son muy necesarios cuando no hay dinámicas previas de intraemprendimiento estratégico.

Los iCoLabs implican a personal de la empresa de diferentes niveles y departamentos, junto con los facilitadores, y se trata de un proceso ejecutado dentro pero que puede y debe transcender hacia fuera.

🧐

Ojo, cuidao!

En Innovación Colectiva, si no estamos seguros que vamos a trazar una estrategia de emprendimiento corporativo sostenible con el cliente, no iniciamos el viaje. Gracias. 


Hackathon

En este formato de acción para el intraemprendimiento es muy común abrir las puertas de la empresa a la co-creación para que más personas de otros entornos, como puede ser el universitario, puedan contribuir a resolver los desafíos corporativos. El enfoque suele ser más dedicado a la generación de nuevas soluciones corporativas, ideas innovadoras y radicales para el sector en el que se opera la empresa, nuevos modelos de negocio o incluso la aparición de proyectos spinoffs-corporativos o spinouts que pueden nacer de personal de la empresa, de personas que participen en el hackaton o, lo más interesante, del trabajo y la colaboración entre ambas partes.

Tras definir los objetivos y los KPIs junto con la dirección de la empresa, se ponen en marcha los mecanismos de organización: conceptualización y aterrizaje de los retos para hacerlos comprensibles y abordables, convocatoria, inscripciones, diseño de un formato atractivo e intenso orientado a la aparición y selección de ideas, creación de equipos y ¡a trabajar! 

Si bien en este formato puede ser importante y suculento tener premios en el horizonte, ofrecer píldoras formativas y la mentorización por parte de expertos es fundamental para la creación de proyectos viables, estratégicos y reales.

Ambos formatos tienen en común los siguientes hitos, aunque afrontados de maneras algo diferentes:

  • Identificación de desafíos estratégicos que pueden propiciar acciones de intraemprendimiento.
  • Preparación de una campaña interna para captar talento genuinamente innovador
  • Diseño de una metodología cargada de herramientas de facilitación que permita explorar soluciones con actividades de impacto.
  • Creación de soluciones en equipos y selección de las mejores, concretadas en planes de acción.
  • Definición, juntos responsables, de plazos, objetivos, herramientas y KPIs de los nuevos proyectos creados.
  • Involucración de las key people, a quienes se les hace protagonistas del cambio.
  • Evaluación y aprendizaje continuo.

Y la última pregunta es:

 ¿Por qué un empresa querría poner en marcha este tipo de iniciativas?

  1. Mejora de las relaciones humanas.
  2. La participación colectiva es el pegamento.
  3. Diseño para la mejora de procesos en entornos libres de riesgo (en laboratorio).
  4. Desarrollo de habilidades blandas.
  5. Mejora de la satisfacción y el sentimiento de pertenencia.
  6. Exploración de nuevas líneas de negocio.
  7. Posible generación de spinoffs-corporativas.
  8. Refuerzo de la Responsabilidad Social Corporativa.
  9. Aprendizaje de metodologías para la cocreación, la validación y el prototipado.
  10. Puesta en marcha de campañas de comunicación estratégica, hacia adentro y hacia afuera.
  11. Implantación de abajo hacia arriba de las mejoras con la consecuente reducción de resistencias al cambio.