Unidos en la fe contra el covid19

Reforzados en espíritu solidario

Nailted

14 de mayo 2020

La pandemia nos ha traído una época de incertidumbre sin antecedentes, una crisis sanitaria y socioeconómica mundial que nos pone a prueba cada día. Pero haciendo una valoración de la situación y tratando de ver siempre el vaso medio lleno, podemos afirmar que la pandemia también nos ha reforzado en muchas cuestiones. 


  1. Teletrabajo: parece que este ha venido para quedarse y aunque tuvimos que cambiar súbitamente de modalidad de trabajo lo cierto es que las primeras valoraciones no son nada negativas. Y es que el bienestar laboral ha aumentado en la cuarentena. Descartados los millones de españoles afectados por suspensiones de empleo y todos aquellos que conviven en situaciones precarias y de vulnerabilidad, la plataforma de medición de ambiente laboral Nailted ha elaborado un curioso estudio entre más de 3.000 personas del que se desprende que los trabajadores han aumentado su bienestar laboral en un 15%. El sondeo ha consistido en analizar la evolución y el impacto que ha tenido el confinamiento por la crisis de la COVID-19 en el nivel de motivación y bienestar de los trabajadores. Para ello, la plataforma ha comparado distintos parámetros en el momento previo a la cuarentena y durante la misma para descubrir que los profesionales han mejorado su situación personal y laboral durante la cuarentena en el referido 15% con respecto al nivel medio previo a la misma, debido a que aseguran sufrir menos estrés. Además, la conciliación familiar y laboral ha salido fortalecida en casi un 10%, mientras que el compañerismo alcanza una nota sobresaliente (9 sobre 10). Según los encuestados, la colaboración entre éstos ha mejorado un 7% y la confianza entre los mismos un 9%. También se aprecia una mayor comunicación entre los compañeros de las empresas de menos de 250 empleados. Y lo mismo ocurre en las relaciones entre empleados y jefes, que en el caso de las pequeñas y medianas empresas se ha fortalecido respecto a antes de la crisis de la COVID-19.
  2. Interés por el medio ambiente: quizá una de las consecuencias más visibles es el efecto que ha supuesto la paralización de la vida tal como la entendíamos antes. Esto sin duda nos ha hecho valorar la naturaleza y ser más conscientes del daño que estábamos provocando en la misma. Un ejemplo claro lo tenemos en cómo ha mejorado la calidad del aire durante el confinamiento. La vuelta a la normalidad no va a ser inmediata, pero poco a poco, y según se va reanudando la actividad comercial e industrial en España, se nota un incremento del número de vehículos en circulación por ciudades y carreteras.El descenso generalizado el tráfico y la paralización de las principales industrias debido a la crisis del coronavirus ha tenido consecuencias en la calidad del aire, con unos niveles de contaminación por dióxidos de nitrógeno que, según ha constatado un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia, han disminuido una media del 64% en las principales ciudades españolas.Es probable que los atascos y las aglomeraciones vuelvan a formar parte del día a día más cotidiano tras la crisis del coronavirus, lo que hace que el 82 por ciento de los ciudadanos españoles estén preocupados por el impacto medioambiental negativo que esto podría tener.
  3. Capacidad de Innovación: sin duda una de las capacidades que más ha reforzado la crisis sanitaria ha sido la innovación en sus múltiples variables. Uno de los últimos ejemplos son los promovidos por la Generalitat Valenciana, que ya ha elegido los 41 proyectos de innovación e investigación de emergencia con motivo de la pandemia de Covid-19 a los que financiará. Entre los que se encuentran mascarillas reutilizables y batas con propiedades virucidas, tests con tecnología fotónica, robots desinfectantes que usan luz ultravioleta, túneles de rociado para la desinfección masiva o herramientas de inteligencia artificial que permiten predecir la evolución del pronóstico de los pacientes o evitar las aglomeraciones en puntos concretos del territorio.
  4. La solidaridad: otras de las características del ser humano que ha reforzado la crisis de la pandemia ha sido la solidaridad. Nunca antes habíamos asistido a tantos movimientos solidarios a todos los niveles, estas circunstancias nos han hecho potenciar nuestra actitud solidaria. Uno de los últimos ejemplos los 1,3 millones de kilos de alimentos que se han recogido en 15 días en la comunidad de Madrid. El Banco de Alimentos ha superado sus expectativas y recoge 1,3 millones de kilos de alimentos de primera necesidad en una Operación Kilo Covid19 desde el 22 de abril hasta el 6 de mayo, según ha informado la organización.La demanda de ayuda ha aumentado en torno a un 30 % y ante eso el Banco de Alimentos se planteó el reto de recoger un millón de kilos de productos de primera necesidad, que además servía para evitar que sus almacenes se vaciaran. La difusión de la campaña se ha llevado a cabo fundamentalmente con la ayuda de 21 trabajadores del Banco de alimentos de Madrid, 408 voluntarios permanentes y más de 35.000 ocasionales. También les apoyaron desinteresadamente medios de comunicación.En este momento el Banco de Alimentos atiende a 517 entidades benéficas. Unas 40 entidades están esperando poder recibir ayuda. En diciembre del año pasado los alimentos llegaban a 130.000 personas cuando actualmente son 190.000 los beneficiarios finales.
  5. La fe: esta última noticia es de lo más inusual, esta crisis ha provocado una situación única y totalmente insólita Católicos, judíos y musulmanes van a rezar juntos. La Conferencia Episcopal Española (CEE), la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) y la Comisión Islámica de España (CIE) se han unido para convocar este jueves 14 de mayo una jornada mundial de oración, ayuno y obras de caridad, para pedir por el fin de la pandemia del coronavirus COVID-19.”Con este doloroso motivo pero llenos de esperanza en la misericordia del Señor, invitamos a que el próximo jueves 14 de mayo las comunidades religiosas judías, cristianas y musulmanas y cuantos creen en Dios, Creador y Protector de la Vida, eleven súplicas y oraciones para que ponga fin a esta pandemia, nos consuele en la aflicción y ayude a cuantos trabajan en la investigación científica al servicio de la salud a encontrar el tratamiento adecuado para vencer la enfermedad”, subrayan en un comunicado conjunto representantes de las tres confesiones.En concreto, lo firman el nuevo presidente de la FCJE, Isaac Benzaquén; el obispo de Almería y presidente de la Subcomisión Episcopal de Relaciones con las Confesiones, Adolfo González; y el secretario de la CIE, Mohamed Ajana El Quafi. Los representantes de las tres confesiones expresan su “fraterna cercanía” al sufrimiento de los enfermos, y encomiendan a Dios a las personas fallecidas, al tiempo que manifiestan su cercanía a los familiares de quienes han perdido seres queridos. Igualmente, expresan su “profundo agradecimiento” a todo el personal sanitario y a la comunidad científica por su trabajo, “con auténtico espíritu de servicio y entrega por el bien de la humanidad”.

frase del día

“Si puedes superar el miedo y tomar riesgos, conseguirás cosas sorprendentes”

Marissa Mayer