post

Visual Thinking

6f3a25ac-6eca-4c72-a331-8a0b7aeed736aaa

Mel Houch

linkedin_logo_initials      /melhouch

Llevas mucho tiempo infoxicado hasta que viene Inma Trapero y te lo cuenta. Con lo fácil que debe ser entender cada ilustración de La vida en cinco segundos de Matteo y Gianmarco. Y mientras tanto, la idea del visual thinking va apareciendo en tu mente. Entre tecnicismos y explicaciones profundas, llenas de contenido y significado te suelta un taco, así de natural es ella.

Inma llega con su Big data en forma de garabato para explicarte su mundo, mientras tú solo ves un garabato, hasta que te lo explica y entonces no sólo lo entiendes sino que te descompone tu Big data indudablemente. Y ahí empieza todo, minutos de confusión, porque claro, te ha roto todo el esquema de aprendizaje que tenías hasta el momento. O sea, olvídate de tomar apuntes solo con palabras, visual thinking es mucho más. Para empezar a entenderlo tienes que en una fracción pequeña de tiempo intentar que tu mente asimile que tiene que desaprender y seguidamente re-aprender a ver las cosas de otra forma (debe haber una palabra para este fenómeno milagroso) y entonces he ahí la magia de todo, te abre un mundo de posibilidades, luz y color (quería darle un toque místico).

¿Cuántos negocios se habrán cerrado en las servilletas de los bares? ¿A cuántos nos ha servido más explicar cómo llegar a una dirección dibujando el plano en papel? ¿Quién no ha salido de un apuro lingüístico dibujando aquello que quería decir? ¿Y quién no ha dibujado en la esquina del folio en el instituto mientras recibía clases de historia?

Frente a la escritura se desmonta esa famosa parálisis del análisis; dibujando. Pero entrando en los beneficios del visual thinking, en particular nos ayuda a mejorar la memoria, la comprensión, facilita la escucha y la concentración, agiliza la recuperación de la información, fomenta cualquiera de los 8 tipos de inteligencia de Howard Gardner y sobre todo, estimula la creatividad. Y aparecen maravillas que puedes ver aquí.

Y dentro de las distintas formas de ver las cosas, existe un análisis interno que se genera de manera individual, que explica a la perfección Dan Roam con la metáfora del zorro y el colibrí: percibimos cosas, está claro que lo hacemos, pero cada uno de una manera distinta. Y lo importante de esto es transmitir, generar una impresión, un impacto por muy mínimo que sea, entonces conseguirás aquello tan difícil que es captar la atención de los demás.

Para terminar, me gustaría matizar aquello que hace tan bien Inma, escribujar, cosa que no conocía hasta ayer, gracias al taller impartido en La Noria, escribir dibujando es un arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *