IMG_8968 copia

Rural Escape vs City Escape

Son ya unos cuantos años los que han pasado desde que me enamoré de los Room Escape, gracias a eso he podido disfrutar tanto de partidas maravillosas como de otras que no lo son tanto. Y digo gracias a ambas pues sin la una no existe la otra. Además he de añadir que desde que me picó el gusanillo he estado tramando mis propias partidas como “master”. Empezando por betas para los amigos en casa hasta crear mis propias partidas temáticas para diferentes eventos.

Uno como jugador solo tiene la visión de resolver la habitación, de disfrutar de la ambientación y del subidón de salir de ella antes que nadie. No obstante esta visión cambia radicalmente desde fuera. Estando al otro lado, el lado de los creativos, uno se puede parar a analizar todo lo que ocurre dentro de la sala y alguna que otra vez se acuerda de sí mismo…

En entornos de control como los Room Escape podemos comprobar a grandes rasgos como funciona cada grupo que entra. Organización, comunicación, liderazgo, y gestión del tiempo son algunas de las muchas variables que podemos observar detenidamente.

Como ya se pueden esperar si no hay un poco de salsita no me quedo tranquilo, una polemiquilla de ná, un poquito de tangana. Hoy hablaremos de catetos vs. urbanitas dentro de una partida de Room Escape. Desde Innovación Colectiva llevamos ya a nuestras espaldas unos cuantos Rooms y nos gustaría hacer una rigurosa comparativa con los datos fehacientes recogidos por la Universidad Espacial de Melows-Toy Inventando.

En mi defensa sobre este análisis he de decir que trato de ser lo mas objetivo posible. Soy un híbrido geográfico, lo que podríamos denominar como un Catetonita o Urbateto. Mmm.. ahora que lo escribo creo que me quedaré con Catetonita.

Antes de comenzar he de decir también que nuestra “muestra” o publico son los jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 30 años. Es decir, Millenials. Y que aunque aquí generalice, hay de todo en todos lados.

Ahora sí, empecemos.

Players Urbanitas:

Entre sus principales características destaca la parálisis por análisis, son muy meticulosos en todo lo que hacen. Hasta el punto de acorralarse a si mismos en un callejón sin salida por querer buscar cualquier resquicio de pistas. Lo cual les convierte en jugadores más lentos, quieren contar las motas de polvo que se encuentran suspendidas en el aire por si ahí se hallara la respuesta. Esto les hace descartar las hipótesis mas sencillas, centrándose en buscar, buscar y buscar. Sobretodo en los libros, parece ser que todas las respuestas se encuentran en ellos pues he llegado a presenciar como trataban de descifrar pistas en libros escritos en lenguas muertas. ¿Es posible que nos estemos cargando la creatividad y el pensamiento fuera de la caja de nuestros jóvenes?¿Realmente es necesario aprenderse de memoria todos los temarios sin entender un carajo?

Se suele dar también en este tipo de perfiles la búsqueda de un líder, a lo sumo dos. A los que se les otorga el control de la sala y los demás jugadores pasan a ser meros obreros. O lo que es peor, espectadores.

Además parece ser que el Room Escape, que es una tarea colaborativa, se convierte para ellos en una nueva competición que ganar. A ver quien resuelve más pistas, a ver quien tiene el monopolio de la información. Y esto, a la larga, estanca la partida. En numerosas ocasiones un simple: “hey chicos, yo tengo esto.” Puede resolver muchos problemas, y sin embargo la comunicación parece inexistente.

Y por último, no todo va a ser malo. Bueno si, que le vamos a hacer. El ultimo modelo de jugador urbanita es “el candaditos”. El cual se piensa que es más rápido probar combinaciones aleatorias en lugar de buscar la solución lógica.

Players Catetos:

La crème de la crème. Canelita fina. Pure gold. No me queda otra que llenar de alabanzas a nuestros jóvenes rurales. Si a los urbanistas les hemos metido caña, a estos poco se les puede reprochar.

Es fascinante ver como el grupo desde que entra empuja a una. Se comunican cada movimiento y decisión. Corean y vociferan a cada enigma resuelto, imprimiendo la motivación que les hace falta a los que están mas paradillos para fomentar el espíritu de equipo. Existe la cooperación y la competición. Cooperación intra-equipo y competición ínter-equipos.

Si se estancan en una prueba buscan de forma creativa y relativamente organizada la respuesta. A menudo tienen pensamientos disruptivos y salen del paso en casi cualquier situación. Son mas de hacer y luego pedir permiso, y eso en ocasiones es más positivo que negativo.

En general suelen emplear muchas más inteligencias que los urbanitas, inteligencia cooperativa, inteligencia emocional, inteligencia espacial e inteligencia creativa. Mientras que los urbanitas suelen tirar más de inteligencia lógico-matemática o inteligencia lingüística.

Ambos bandos tienen sus fortalezas y sus debilidades. Pero al menos para resolver la habitación y salir de ella, nuestros catetos (llamados así siempre desde el cariño) son más eficaces.

¿Estás de acuerdo? El debate queda abierto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *