Convencidos de que el producto formativo que teníamos en Málaga con el Master en Dirección de Recursos Humanos era de mucha calidad, nos propusimos llevarlo a la ciudad de Córdoba para tener los mismos o mejores resultados si cabe. Allí, una empresa de abogados nos aplaudió la idea y nos acercó a la Universidad de Córdoba, quien no podía decir que no a un proyecto llave en mano que ya tenía éxito en Málaga.

Así, durante tres ediciones dirigimos integralmente el Programa, replicando lo que funcionaba en Málaga y modificando algunas variables que se adaptaban a la realidad de Córdoba. Y después de esas tres buenas ediciones que nos permitieron arrancar y tener un nombre, que es lo complicado en estos casos, la empresa de abogados y la co-directora del programa, con intenciones metodológicas diferentes a las nuestras, decidieron que ellos solos sin nuestra ayuda podía continuar con el programa y gestionarlo año tras año. Nos marchamos con la cabeza bien alta y con un montón de amigos forjados (muchos de ellos, colegas profesionales actualmente) por el camino.

Al igual que nos pasa con el programa en Málaga, se trata de un proyecto que continua vivo y del cual nos sentimos muy orgullos. Al menos de aquellas ediciones y de aquellos participantes que lograron obtener de la formación impartida verdaderas oportunidades reales de desarrollo profesional :-)