pexels-photo-273222

Formación continua como valor añadido

6f3a25ac-6eca-4c72-a331-8a0b7aeed736aaa

Mel Houch

linkedin_logo_initials      /melhouch

Generaciones paradójicas; mundo tecnológico; mercado y relaciones laborales; universidades y profesiones; universitarios y profesionales. Salidas profesionales (in)existentes y personas con salida. Jefes o líderes; jóvenes o millenials. Bifurcaciones en los métodos de aprendizaje

Vivimos en un cambio continuo, donde la globalización, la revolución tecnológica y la velocidad de cambios son consideradas una realidad actual que se constatan por la revolución en las comunicaciones, la creación de nuevos servicios y productos innovadores y en definitiva un esfuerzo continuo de modernización. Por tanto, ¿existen nuevas maneras de aprender? ¿La necesidad de aprender es más o menos acuciante? y lo que más dudas suscita, ¿las empresas están dispuestas a ofrecer formación a sus empleados? ¿O deberían conformarse con que vengan formados y motivados de casa?

Nada más lejos de la realidad, donde las empresas se lavan las manos ofreciendo formación online escueta y mayormente gratuita, existe una necesidad de avance en los métodos de trabajo y aprendizajes de cada uno. Las generaciones más jóvenes adoptan métodos de aprendizajes pidos y la formación en la empresa tiene como objetivo aumentar la competitividad, productividad, calidad y rentabilidad. Transportar esta idea a las empresas actuales no es tarea fácil. El alcance de la formación continua en la empresa lleva a cambios eficientes a la hora de actualizar los conocimientos técnicos del equipo, aumentar el nivel de satisfacción y capacidad de la toma de decisiones y favorecer la promoción de la carrera profesional del trabajador. Está claro que la formación continua se caracteriza por ser una ventaja competitiva a largo plazo, posiblemente esto último influya en la predisposición de las empresas a dar el paso, por la consecuente invisibilidad de los resultados inmediatos.

El dilema aparece cuando existe una disonancia cognitiva dentro del planteamiento como empresa, es decir, quiere mejorar la productividad y rendimiento de la empresa pero no tanto asumir gastos económicos. En muchas ocasiones esto supone un destierro a la opción formativa que pueda ofrecer el ámbito empresarial. ¿Qué soluciones se pueden aportar ante este asunto?

Una de las vías de innovación está centrada en los entornos virtuales de aprendizaje, que sirve de medio para realizar un aprendizaje estructurado a partir de una combinación de recursos, interactividad, apoyo y actividades. La interactividad, flexibilidad, escalabilidad (capacidad de la plataforma e-learning de funcionar igualmente con un número pequeño o grande de usuarios) y estandarización son las características de este método de aprendizaje. Los entornos virtuales de aprendizaje se definen como una estrategia tácita de aprendizaje, adaptado, en la medida de lo posible a las necesidades actuales de aprendizaje.

Por otro lado, las comunidades de prácticas también suponen un recurso donde desarrollar un aprendizaje a través del trabajo colaborativo o lo que es lo mismo; solventar problemáticas mediante inteligencia colectiva surgida entre profesionales implicados. Estas comunidades sirven para poner de denominador común los intereses, la cohesión y el compromiso del grupo de trabajo. El aprendizaje entra por osmosis 😉

Ambos métodos de aprendizajes se adaptan a la inmediatez en la adquisición de conocimiento a la que estamos acostumbrados. Se tiende a aprender de manera más directa, específica e innovadora. Cuestión que pueden resolver ambas plataformas, por algo será que vivimos en la denominada Platform Economy.

Tanto si eres empresario como empleado, tanto si perteneces a la generación millenial, X como si eres un Baby boomer, tanto si aprendes sólo o te gusta compartir, hay una solución para formarte dentro del ámbito de tu organización. Sólo te queda tener claro qué conocimientos necesitas pero eso ya es debate para otro post.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *