En_el_cine_(8076488397)

Cine y Emprendimiento I

IMG_1265

 

José Vera

@DelegerenJose

 

 

A menudo se suelen ver post como este en el cual aparecen una lista de películas recomendadas para emprendedores, pero tras darle muchas vueltas a todos al final siempre acaban saliendo las mismas 10. Habitualmente películas sobre las tramas de diferentes corporaciones, o películas motivadoras de superación y luchañ. No digo yo que eso esté mal, pero al final acaban siendo más de lo mismo. No obstante hay películas maravillosas como “en busca de la felicidad”, “el lobo de wall street” o incluso “el padrino”, tres joyitas del cine que además tienen ese plus emprendedor y que podemos encontrar dentro de cualquiera de estas listas. Pero hoy vamos a poner en valor dos maravillosas películas de los últimos años que se salen un poco de este esquema (aunque obviamente no del todo, el cine al final siempre acaba teniendo un mismo lenguaje).

Como buen cinéfilo recomiendo siempre antes de leer este post ver las películas. Porque aunque sin ver las películas puede que no se comprenda del todo bien, algún spoiler te puedes comer.

Dallas Buyers Club (2013)

Primero, hablemos de cine. El reparto de esta película parece hecho a medida de sus personajes, el despliegue interpretativo de todos y cada uno de los actores que componen el elenco es soberbio. El guión una maravilla que aporta una critica social sublime, pero aparte de una película imprescindible es un guión paso a paso para emprendedores.

Dallas buyers club ofrece una transición desde la semilla hasta el crecimiento del negocio. Como todo buen emprendimiento parte de una necesidad o problema social, en este caso el SIDA. Nuestro protagonista (Matthew McConaughey) detecta la necesidad basándose primero en su experiencia y después comprobando como hay una comunidad inmensa que busca lo mismo que él, es decir, tiene un Target definido y una demanda clara. Tiene un problema/necesidad que cubrir  y tiene un segmento de clientes, parece todo hecho ¿no? Nada mas lejos de la realidad, primer obstáculo, su negocio no es viable administrativamente… o sí pero no interesa que lo sea. Llega el momento entonces de buscarle las vueltas para salirse con la suya, superado este difícil escollo, dijimos que había un segmento de clientes pero no olvidemos del valor de un buen comercial, aun teniendo claro nuestro público, rara vez este acude en masa a ti. Así que nuestro protagonista se lanza a la calle, desde un asiento en la oficina poco va a conseguir. Derrepente encuentra en otra persona, un aliado clave (Jaret Leto) un transexual especialmente carismático que va a ayudar a nuestro protagonista con la clientela, no hay que olvidar que muchas veces no podemos llevarlo todo para adelante solos.

Hasta aquí no han hecho más que comenzar, llega la hora de poner a prueba nuestro plan de negocio, sin dinero en la caja no hay negocio que prospere. Para ello tiene que hacer hincapié en algo que habitualmente se pierde de vista, no vende un producto, cubre una necesidad. No hay que olvidar que al cliente (en este caso) no le importa más que su bienestar, hay que poner el énfasis en el producto como solución al problema/necesidad. Parece que todo comienza a arrancar pero el mercado siempre está cambiando y hay que estar preparado para sus imprevisibles consecuencias, en nuestro caso la fidelidad de la clientela es algo imprescindible para sobrevivir a la dura tarea del emprendimiento. Creo que no he destripado nada de la película, y espero que tanto si la habéis visto como si no, cuando le deis al play además de comprobar que aun se hace buen cine, podáis extraerle más jugo si cabe.

Birdman (2014)

Otra imprescindible, el despliegue técnico que realiza Iñárritu en esta película pone los pelos de punta, y no es de extrañar que se llevara cuatro Oscars, incluyendo mejor película y mejor director. La película es un continuo vaivén de emociones canalizadas por Michael Keaton (su protagonista).

Es tan jodidamente buena que existen dos lineas paralelas de emprendimiento en este film, por un lado la historia de la película, y por otro la historia de como se hizo la película. El protagonista se nos presenta como un hombre que tuvo éxito tiempo atrás y ahora se encuentra en una etapa de decadencia en su vida, tiene que luchar contra sí mismo, pues es perseguido por el ego de su yo triunfante que le impide avanzar, tiene que salir de los convencionalismos y luchar por consagrasrse en el teatro con una obra propia, siendo él un actor de cine que triunfó con una saga llamada “Bridman”. Y es que Keaton no fue elegido al azar pues existen muchas similitudes con su vida, recordemos que fue Batman a finales de la década de los 80 y principios de los 90, y su carrera no ha ido muy bien desde entonces. Volviendo al guión nos encontramos con una persona que lucha contra la critica, lucha contra su propia familia y tiene que sacar adelante un proyecto en el que ha invertido todo lo que le queda. No quiero desvelar el final pero desde luego da que pensar, y es que cualquier emprendedor puede empatizar con los altibajos de Birdman y como en muchas ocasiones somos nosotros nuestro peor enemigo.

Por otro lado tenemos a su director Iñarritu, con un cine muy personal y el cual culmina con esta maravilla, pero no ha sido un paseo por Hollywood para él precisamente. “Nada me entusiasmaba. Ni siquiera trabajar. Sentía que estaba haciendo siempre el mismo proceso, encarándolo todo del mismo modo desde el principio de mi carrera. Cuando estás cómodo con lo que haces, el miedo desaparece y, de alguna forma, te sientes vacío”  estas fueron palabras del propio director tras enfrentarse a este desafío, desde luego el guión parece un tanto autobiográfico y por eso es tan potente. No hay nada más que verdad en cada una de las líneas del guión, y esto no habría sido posible sin ese punto de frustración y vacío, perder el miedo a innovar, ver las cosas desde otro punto de vista y exponernos es algo difícil pero necesario para emprender, recordad que estas claves le han valido un Oscar. En palabras suyas nuevamente “Fue una forma de terapia. Éramos como una banda tocando en vivo. Una sola duda, un solo error y había que tirarlo todo y empezar de nuevo. Era un desafío”. Trabajo duro, creer en tu idea e innovar fueron las claves de su éxito, ¿y tú?¿estás preparado para embarcarte en tu propia Birdman?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *