vlcsnap-2018-01-26-10h57m13s74

Aprendiendo a emprender con Juego de Tronos.

Ana A. Villalvilla

linkedin_logo_initials  /anavillalvilla

 

 

Hace solamente unos días que me incorporé al peculiar equipo de Innovación Colectiva, y ya me encuentro con el primer reto: estamos inmersos en la planificación de un outdoor training (indoor en este caso, por el frío, pero con el mismo espíritu). Se llevará a cabo en la Universidad de Córdoba y va dirigido a futuros emprendedores, bajo el paraguas de Santander Explorer, un proyecto “incubadora” de ámbito nacional que se desarrolla en distintas universidades.

Es una de esas jornadas que se idean y se construyen con mimo. Los estudiantes que la van a compartir con nosotros se encuentran ahora mismo en esa efervescencia que supone terminar de estudiar y tener que dar sus primeros pasos en su carrera profesional, con toda la incertidumbre que ello implica; y nuestro propósito es que aprendan a canalizar esa ilusión y convertirla en un esfuerzo real y bien orientado que les abra las puertas adecuadas. Que no desistan ante las primeras frustraciones es fundamental, que sepan encajar las complicaciones que puedan surgir (¡que surgirán!) y que no pierdan de vista sus objetivos.

Tras muchas horas de trabajo previo, y una intensa labor de montaje, llega el gran día. Nuestros emprendedores llegan animados, llevan varios días de formación teórica a sus espaldas y además estamos en plena época de exámenes. Necesitan acción, y estamos preparados para ello. Hemos ideado una serie de retos y dinámicas para que a través de lo que hoy conocemos como gamificación adquieran una serie de competencias y habilidades que le van a ser muy útiles en esta nueva etapa, como la importancia de un buen storytelling en la creación de tu empresa. Se van a acordar de nosotros…

Desde el primer momento se pueden analizar distintos perfiles en los equipos que hemos formado, distintas formas de proceder claramente diferenciadas y llama la atención como muchos de ellos se sienten inseguros a la hora de expresar ideas innovadoras, de ponerse un poco creativos y arriesgar. Tenemos que romper esas barreras, sabemos que la capacidad de adaptación pasa por esa creatividad, proactividad y capacidad de decisión que nos hará posible dar un giro de guion cuando la situación así lo requiera. Y el mundo del emprendimiento precisa de estos giros casi de manera rutinaria, van a tener que lidiar con grandes dosis de incertidumbre.

IMG_6

Durante nuestro outdoor training inspirado en Juego de Tronos (adecuarse al target de tu público es imprescindible si lo que quieres es comunicar y generar un impacto) van a enfrentarse lo que significa trabajar en un entorno colaborativo, siendo líderes, pero también delegando, promoviendo ideas y dejando de lado el aislamiento al que habitualmente asociamos el emprendimiento. Esto va de team building, de abrirse a lo que tenga que decir el de al lado, que rara vez dejará de sumar valor a nuestra propuesta, de probar cosas, de lo que se ha popularizado como learning by doing, en definitiva, y que no deja de ser esa experimentación tan extraordinaria a través de la cual los niños empiezan a comprender el mundo.

IMG_2000

Mi primera reflexión durante el proceso es que, indudablemente, existen múltiples formas de llegar a una misma solución, y desde luego muchas, muchas formas de hacer algo bien. Que cada uno de nosotros tiene una energía y un saber hacer diferente y que no podemos dar nada por sentado. Que nuestro mayor desafío es bregar con nosotros mismos y nuestros bloqueos. Pero que se puede.

Durante las dinámicas formativas que hemos creado especialmente para ellos, están relajados y salen a relucir pequeños y grandes fallos y malas costumbres, y un montón de buenas cualidades también. Se impactan a verse analizadas sus aptitudes a través de lo que parecía solo un juego, y comprenden la importancia del autoconocimiento a la hora de emprender un camino como el que ellos se han propuesto recorrer.

Hoy han sido verdaderos estrategas en el Risk gigante que hemos creado para ellos; administradores de su propio castillo; se han aproximado al marketing a través del emblema de sus familias y empresas; colaboradores en busca de ofrendas para los dioses; innovadores en un mercado en constante cambio; y negociadores e integradores de las nuevas alianzas a las que se han tenido que enfrentar para llegar al éxito en la batalla final.

Y con todo ello, y con la mejor intención, nos quedamos con una frase de uno de los participantes: Esto es la guerra, bienvenido al emprendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *